Etiquetas

, , , ,

Ando estos días preocupada. Es como si tuviera un sexto sentido de género activado. De género femenino, bien sur, lo otro es una paparruchada. La cuestión es que me agobia la idea de si me han contagiado el virus de lo politicamente correcto o, peor aún, el del nuevo feminismo/hembrismo de todo a cien, que a quien más indigna son a las propias feministas de pro, a las que este nuevo lobby  deberían tener más en cuenta o, al menos, respetar.

El caso es que ultimamente veo cosas que me dejan perpleja en cuanto a la cantidad de tópicos, cichés y demás rollos que como mujer me molestan y que creo que ya deberían estar superados. Lo curioso es que pasan desapercibidos para todos y todas (no se me vayan a ofender los guardianes y guardianas de la igualdad) los que luego incendían la red por cualquier parida.

No quiero decir que lo que a mi me ha molestado sea especialmente grave, pero en mi opinión,  fomenta una visión de la mujer, del fútbol y de la vida que a mi ya me aburre.

El anuncio es el de Mahou titulado “Hijas”, firmado por la agencia Sra. Rushmoore (si, los mismos de la campaña del Getafe y el esperma). La inicial simpatía por el nombre escogido por la agencia (asociado inevitablemente en mi cerebro con el recuerdo sonoro del xilofono) y el interés por sus primeros anuncios ya se ha disipado con estos últimos.

El anuncio sigue la corriente actual de la publicidad emocional, muy efectiva en tiempos de crisis y ampliamente discutida y denostada por el sector más crítico y artístico. Muestra a un padre resignado, que ha tenido cinco hijas, con la esperanza en cada nacimiento de poder tener un hijo varón “por lo del fútbol y esas cosas”. Sólo falta que el padre dijera, bueno, aunque esperas un hijo, pues te nacen hijas y las quieres igual.

Se ve que en España jugar al fútbol es cosa de hombres, las niñas al ballet. Mensaje maravilloso para todas las niñas que en España sí que juegan al fútbol. Menos mal que sus padres no han esperado al varón o juegan los tres juntos, que tampoco está mal.

Seguimos con el anuncio. Las chicas pasan del fútbol, pero gracias a la cerveza y al amor por su padre ven juntos la Eurocopa, porque “de sentimientos ellas sí que entienden”. O sea, los sentimientos son cosa de chicas. Otra perla del caribe. Los chicos juegan al futbol y ellas sienten. Eso sí, beben a morro de la botella para meterse más en el partido, así como con mas testosterona, quizás.

El lema de la campaña “Celebra lo que tienes” que en principio está muy bién y suele ser un gran consejo, base del secreto de la felicidad, en este anuncio me carga. No puedo evitar añadirle “aunque no tuvieras nunca tu añorado hijo varón”. Y ya, de mi propia cosecha, por eso de darle más drama al asunto, también podríamos añadirle aquello de bueno, como son hijas y mujeres por lo menos me cuidarán cuando esté peorcito, que eso es cosa de las hijas, puestos ya en faena, es lo que se pensaba antes, incluso se dejaba a una hija soltera para tal menester.

Hasta la elección del tema musical tiene miga “you make me feel like a natural woman” de la Franklin …. Ya es recochineo.

Probablemente muchos pensarán que tengo un ataque de feminitis, pero es que…  tiene tela el anuncio.

Como hija primógenita de un padre que fue futbolista, que tiene el futbol metido en la piel y que para colmo de males es atética, el anuncio me ha tocado la fibra.

Brindo por los padres y madres que dejan que sus hijas jueguen a lo que quieran, por los hombres que entienden igual de sentimientos que las mujeres, por los hombres que beben cerveza y pasan del futbol, por las mujeres que pasen del futbol y de la cerveza y por Aretha Franklin que no tiene culpa de ná. ¡Salud!!

Anuncios