Etiquetas

, , , , , , ,

diarioinformación.com 20/10/2011

Jorge Olcina Cantos. Director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante 

´Hay teorías que sostienen que primavera y otoño se acortarán´

Parece que la primavera y el otoño, poco a poco, irán  desapareciendo  para
 quedarse sólo el  verano y el invierno;  igualito que las  clases  medias, que languidecen, asfixiadas, en favor de los ricos y desespero de los pobres.

Investigan si tener sexo en paracaídas puede ser delito

 EE UU indaga si un actor porno e instructor de salto y su compañera pudieron distraer al piloto con su insólita actividad
Me faltan datos de esta noticia y, sobre todo, el video retirado de youtube. ¿Ha sido esto posible o es una leyenda urbana inexistente que muchos mantienen haber visto?. ¿Investigarán prohibir cualquier cosa que distraiga a un piloto?. Si el acto sexual fue en paracaidas.. ¿qué hacia el piloto mirando hacia atrás?.. Algun físico debería investigar los datos científicos relevantes del acto en sí, la presión ejercida contra cierto elemento luchando contra la gravedad y demás variables concurrentes. Demasiadas incognitas para interesarnos sólo en si el piloto se distrajo.
.
.
.
lavanguardia.com 20/11/2011

Los espectadores cambian el cine y las artes escénicas por la tele

Desde luego no hay nada comparable con ir al teatro o al cine, pero es comprensible que sea así por diversos factores, especialmente los precios en época de crisis.
Además se añade al yermo bolsillo la mala educación y la falta de consideración hacia los demás: desde “tumbarte” en el cine con palomitas con queso fundido maloliente, o nachos con chorizo y  sabor a ajo extracrujiente, que riete de los efectos de las 3D, ni punto de comparación, hasta comentar la película como si estuviese en la chaise longue del dulce hogar.
  Y lo de los teatros es ya … para correr. Desde tener a un señor al lado cantando las arias o siguiendo cualquier pieza con un nánaná interminable, a comentar el día con el partenaire insultando a quien ose hacerles un “tssss” meditado. Y sólo rozare el tema “móviles”, porque de este fenómeno se podría hacer un tratado. Verídico: en pleno intermezzo de Cavalleria rusticana, momento casi de extasis personal, notas que desde el estómago te empiezas a elevar, respiras hondo, te hiperventilas, casi levitas de emoción, pero ..¡zas! un ciudadano con los mismos derechos que tu, se ha dejado su dispositivo móvil encendido y ¡oh! ha elegido el oeoeoe de un coro rociero, que inexplicablemente tarda siglos en encontrar y cuando por fin sucede, zanja el asunto con un: “oye, que ahora no puedo hablar que estoy en la opera, luego te llamo”.  De casi levitación a indignación con furia asesina y miedo fundado a emular a Michael Douglas en “un día de furia”.                                          
Anuncios