Etiquetas

, ,

Ya es oficial, ha salido en wikileaks: los extraterrestres viven entre nosotros. Lo cierto es que, en esta ocasión, se les han adelantado en esto de publicar secretos, los de Aquarius, que hace poco nos han presentado a todas las marcianas que viven en España. A este paso pronto veremos una nueva campaña “Apadrina a un investigador del SETI” o, quizás vieja, porque con los medios que cuentan como no vaya el extraterrestre a presentar sus respetos, o publique su perfil en facebook o twitter,  la cosa está difícil.

Pensar que estamos solos en la galaxia es demasiado egocéntrico hasta para mi, alguien más debe de haber, aunque sólo sea para recordarnos que tenemos que apagar la luz.

Esto de saber que llevan años entre nosotros me ha hecho reflexionar. Últimamente, en el trabajo, en la calle, en la televisión, hasta en el mercadona,  observo, algo ajena, comportamientos aceptados, tesis argumentadas, valores tambaleantes, criterios deconstructivos y razones huecas que vertebran un nuevo código de interrelación humano, que, en esencia, es un enigma para mí.

He aquí el gran dilema, puede que fuera yo la equivocada y hasta que los que creía que tenían comportamientos incomprensibles para un ser humano medio racional eran, según mi actual descubrimiento, seres emocionalmente estables, incluido mi ex, bien sur… 

No se cuanto más podré vivir en este estado de desasosiego, ¿seré yo una marciana?, ¿o, quizás de más lejos aún, del extrarradio de la galaxia?, o peor aún, ¿seré de un planeta poligonero?. Ya puestos a elegir prefiero más el rollo Amiddala, que Java, E.t. o el de super8. Alien, puede ser, pero con un buen fondo de armario y algún que otro must have de temporada.

Y hasta aquí dura el efecto de una coca-light a horas intempestivas y un desencuentro, que mañana madrugo.

Anuncios